martes, 27 de mayo de 2014

RESEÑA de LIBRO Las Muertas de Jorge Ibargüengoitia



 Las Muertas de Jorge Ibargüengoitia
  Por Oracio Barradas Meza  

Imagen de Internet
Es un libro físicamente delgado de una edición especial de Gandhi librerías, con un total de 156 páginas catalogado en la sección de ficción de autores mexicanos. La portada con el nombre del autor y título de la obra, en la parte inferior una fotografía de una fila de libros de obras y autores importantes. La contraportada en negro con la sinopsis  de la obra y el logotipo de editorial Planeta.
Jorge Ibargüengoitia nos relata de forma detallada y minuciosa la historia de crimen, corrupción, venganza y complicidad de las hermanas Baladro, en un pueblo donde la justicia está ausente y las condiciones de pobreza e ignorancia hacen que la trama de esta historia cobre relevancia para la posteridad, mezclando la ficción y los hechos reales para dar vida a esta obra, “Las muertas”.
Basada en la historia de las Poquianchis, Jorge divide en 18 capítulos y va hilando la historia, contado de manera que podamos ubicar los personajes relevantes de la trama y poco a poco interesarnos en la lectura.
La novela comienza con la venganza de Serafina a Simón Corona, junto con dos cómplices balacean y queman la panadería de Simón. Estos personajes se verán marcados en esta historia por su mala relación de separaciones y encuentros que llevaran a Simón a convertirse en cómplice del primer crimen de las hermanas Baladro. Arcángela es la hermana mayor de las Baladro ella se dedicaba a los préstamos de dinero y así logró adjudicarse una cantina, negocio que le hará rebasar los límites de la justicia, por su ambición y avaricia para obtener más dinero.

Cuando interrogan a Simón Corona sobre el incendio de su panadería culpa a Serafina como autora intelectual del atentado, en esa declaración narra también que él había sido cómplice de las hermanas Baladro al dejar en la barranca a una muchacha que había muerto en el negocio de Arcángela en condiciones extrañas.
Arcángela es quién inicia con el negocio de las cantinas prosperando con un siguiente tugurio llamado “México Lindo”, ella tenía un hijo, Humberto Paredes quién se metió en problemas  y para que no fuera a la cárcel Arcángela compra su libertad al capitán Bedoya con 5 mil pesos, Serafina y el capitán Bedoya se conocen y comienzan una relación. El capitán Bedoya tomara relevancia en la protección de los negocios de las Baladro.
La trama continua entre relatos de algunas de las empleadas cómo la “Calavera” quién fue empleada de confianza de las hermanas Balandro. En las cantinas el negocio eran las muchachas que prostituían y atendían a los clientes, la adquisición de las muchachas era bajo engaños y mentiras, llegaban a los pueblos cercanos prometiendo trabajo domestico para jovencitas dando palabra a los padres que les enviarían dinero, sin embargo cuando lograban llevárselas su familia jamás volvía a saber de ellas, por otra parte el trabajo no era domestico sino que las obligaban a prostituirse, los relatos de las empleadas detalla las vejaciones, violaciones y maltrato que sufrían al trabajar en los burdeles. También se tejen historias entre las empleadas que dan un toque más interesante a la lectura y así el autor te lleva por esta crónica que de momentos te deja atónito por la crudeza de la historia.

Imagen de Internet.
La época de oro de los burdeles de las hermanas Baladro se ve opacada cuando el Gobernador Cabañas se le ocurre prohibir la prostitución en Plan de Abajo, clausurando dos de los negocios de las Baladro, funcionando sólo el de “México Lindo” y apoyadas por el capitán Bedoya. Con la muerte del hijo de Arcángela decide cerrar el último burdel que funcionaba y ocultarse en el casino “El Danzón”, el cual les había dado noches de gloria. Ahí a través de la casa adjunta lograron esconderse con todas las empleadas. En esta parte de la historia se da el clímax y las páginas del libro se pasan con mucha más rapidez. 

Ocultas en el casino “El Danzón” y sin ingresos se crea una tensión que las lleva a cometer sin empacho actos de abuso y desesperación. Arcángela amargada por la muerte de su hijo comienza a desquitarse con sus empleadas tratándolas como objetos sin valor humano, les prohíbe salir a la calle, de sus cuartos, se les reduce la comida, se les castiga y se les obliga a trabajos forzados. Arcángela compra un rancho en el que después de negarse la tercera hermana en participar en los negocios de los burdeles, Eulalia Baladro y su marido Teófilo Pinto al irse a cuidar ese rancho se involucran en los crímenes de las otras hermanas. En el rancho se les enviaba a las mujeres como castigo, se les trataba como animales, dos de las reclutadas al intentar escapar de esa esclavitud son asesinadas. Dos largos años aproximadamente resistieron ocultas en lo que se pasaba la mala racha, sin embargo durante este tiempo se llevo a cabo varios crímenes quedando ocultos en los patios de las casa y el rancho. 

Con la venganza de matar a Simón Corona, detienen a Serafina y se descubre todo lo que sucedía en esa casa, siendo motivo de un escándalo que se reflejo en periódicos locales, las victimas y cómplices al declarar dieron un sinfín de historias que el autor pudo ir capitulando y recreando en una fabulosa crónica que nos deja con un buen sabor de boca, ya que entre la realidad y la ficción nos hace reflexionar sobre la crudeza del ser humano cuando la ambición por el dinero domina, tolerada por la ignorancia y la miseria que da paso al tráfico de mujeres, situación que está vigente en nuestros tiempos.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta novela es algo vieja pero interesante ya que nos relata los echos que pasaron ase tiempo

Anónimo dijo...

La bendita existencia de la letra hache fue ignorada, claro, tal vez al ser muda, carece de importancia para el escritor del comentario previo.