martes, 20 de marzo de 2007

CRÓNICA de viaje a Holanda



Holanda: Laboratorio Social

Por Nancy Ortiz
Alumna de Sociología SEA UV
El laboratorio
Holanda es un país curioso para el resto del mundo, cuando queremos hablar de un país desarrollado o raro siempre lo tomamos de ejemplo. Nos sorprende que los gay puedan casarse, que la eutanasia esté permitida, que sus gobernantes vayan en bicicleta al trabajo y sobre todo que la marihuana sea “legal”. Un buen amigo holandés dice “no es que Holanda sea muy civilizada, simplemente no nos interesa que hace el otro y por eso casi todo es permitido”. El sociólogo catalán Manuel Castells dice que en el mundo se esta viviendo un proceso de ensimismamiento y que eso ocasiona indiferencia incluso para la confrontación, en tal sentido él lo encuentra peligroso pues opina que eso detiene la evolución de las sociedades. Algo similar podría estar ocurriendo en Holanda, donde uno de los principales problemas que encuentra el gobierno es que la gente no se saluda, leyeron bien, la gente no se saluda y el gobierno lo considera un problema nacional. Otro “problema” es la falta de cortesía en las salas de chat por Internet, tan grave lo consideran, que el gobierno mandó a instalar anuncios publicitarios en los paraderos de camión donde le pide a los holandeses que se comporten amablemente cuando están navegando por la Internet. Ya quisiera México ese tipo de problemas.

Papá Gobierno

El gobierno Holandés parece ser un buen ejemplo de lo que algunos consideran un gobierno populista, una de las tantas medidas es sobre la vivienda. Si no tienes casa el ayuntamiento de tu ciudad te proporciona un departamento; los holandeses se quejan un poco de que las casas no son muy bonitas, pues se parecen un poco a los departamentos de interés social que hay en México, con la diferencia que en Holanda son mucho más bonitos, más grandes, mejor hechos y mejor ubicados. También existe un seguro de desempleo que se encarga de mantenerte hasta que logres encontrar trabajo, muchos holandeses viven de esas prestaciones toda su vida.

Otra de las características del gobierno holandés, es la eficiencia que hay en sus oficinas y dependencias de gobierno, los trámites son muy rápidos y atienden en menos de 10 minutos. Los holandeses están tan acostumbrados a que el gobierno resuelva sus problemas que si un día de verano se le ocurre ser demasiado caluroso, los holandeses hablan a las dependencias de gobierno para pedir que hagan algo al respecto, pero lo más curioso es que seguramente el gobierno holandés considera esas demandas con seriedad.


País de caricatura
Holanda parece ser una permanente postal, un país de caricatura, con sus casitas de techos puntiagudos, sus gatos gordos y peludos, manzanas colgando de los árboles, sus caminitos para las bicicletas, sus calles limpias, sus enormes abejorros de colores brillantes, en fin, todo en perfecto orden. Un orden tan perfecto que puede ser agobiante. Para los latinos puede ser tan exótico que hasta asusta. 
      La bicicleta es el transporte predilecto de los holandeses, hay carriles especiales para ellas, con señalamientos especiales, tal vez sobre decir que la bicicleta tiene preferencias sobre el automóvil al momento de conducir y los peatones tienen preferencia ante las bicicletas.
      Las ciudades en Holanda son muy cercanas entre sí. 15 minutos en tren y nos encontramos en otra ciudad con características y personalidad diferente.
Hay una pequeña pero bella ciudad de pescadores llamada Volendam, donde es popular comer arenque (pescado) crudo acompañado con cebolla, oliva o algún tipo de aderezo, para ser honesta, quién escribe no encontró este platillo muy exquisito que digamos, sin embargo parece ser muy popular entre ellos.

Ámsterdam
La ciudad más popular, poblada y grande de Holanda. Es una ciudad muy moderna y cosmopolita, el idioma menos escuchado es el neerlandés.

La ciudad se caracteriza por sus canales, donde hay pequeñas embarcaciones acondicionadas como casas. Y otras embarcaciones destinadas al paseo de los turistas. A los suburbios la ciudad se torna ultramoderna, los edificios se caracterizan por la rareza de sus diseños, para los holandeses el diseño y el arte son importantes, entre más raro sea algo, más “artístico” lo encuentran.
La ciudad tiene museos famosos como el de Vincent Van Gogh y Rembrandt, donde se muestran obras de los famosos pintores. Hay uno que no es tan bonito y culto como los anteriores, pero es entretenido y divertido para los turistas, es el Museum of sex, donde se muestran cosas relacionadas con el sexo a lo largo de la historia, ahí uno descubre o corrobora que los más locos para el sexo son los orientales.
Otra de las características de la ciudad son los coffee shops, donde la principal mercancía que venden es la canabbis en un sin fin de presentaciones y variaciones. Tal vez por esa razón el centro de la ciudad huele constantemente a mota, ya que es permitido consumirla incluso en la calle.
Una atracción más es la zona roja, es el sitio más visitado en Ámsterdam, hay gente de todo el mundo, algunos transeúntes llevan atuendos raros, otros simplemente prefieren andar en trajes de baño, sin pantalones o sombreros locos. Las prostitutas se exhiben en lujosas vitrinas, ellas se encuentran caracterizadas, disfrazadas o en diminuta lencería, las hay de todos los colores, tamaños y formas. En la zona hay centros nocturnos donde se presentan diversos shows incluso sexo en vivo. Ámsterdam es un sitio visitado por grupos de jóvenes de todo el mundo, pues es un lugar relacionado con mucha droga y sexo.
En Ámsterdam hay muchos centros nocturnos, con gran variedad de conceptos, los hay para intelectuales donde se escucha mezcla de jazz con música electrónica. Están las discotecas donde no puede faltar la clásica Lambada, que es considerada una canción especial para el verano, hay centros latinos, donde se juntan algunos holandeses con colombianos, dominicanos, cubanos, puertorriqueños, mexicanos, africanos, etc. Hay una gran variedad de culturas, muchos están de paseo, otros radican allá y otro tanto son inmigrantes ilegales.
Los holandeses caucásicos, ¡Pobres!, no tienen nada de ritmo, inventaron un bailecito hace algunos años que es una especie de zapateado pero sin ritmo, a los latinos nos cuesta mucho trabajo bailarlo, pues hay que quitarle el ritmo para poder bailar como ellos.

Holanda es un país que puede ofrecer mucho, parece que hay de todo, incluido un frío aterrador.
fotos: Nancy Ortiz
FOTOS: Nancy Ortiz

4 comentarios:

Camara de Comercio Mexico-Estados Unidos dijo...

Hola.
Holanda es un ejemplo de efectividad cultural a nivel mundial. seria lo mas cercano a una ciudad perfecta. creo que los veracruzanos tenemos mucho que aprender de ello.
Felicidades nancy!!!

Anónimo dijo...

Gracias por compartir este articulo con los lectores de Actores sociales, para quienes aún esta en planes el poder viajar es muy grato tener lecturas y detalles como los que tu nos muestras en cada linea. esa elocuencia al relacionar cada concepto y descripción me parece muy buena.
en horabuena espero seguir degustando lecturas como esta.

Barmez

Amaral dijo...

Los desaciertos e infortunios de nuestra sociedad en decadencia obligan a que volteémos y experimentemos con mucha nostalgia hacia otros lugares y ver que tan poco camino hemos recorrido para lograr una mejor convivencia.

Anónimo dijo...

Hola guapa:

He leído tu crónica de viaje sobre Holanda y me ha gustado mucho; creo que has hecho un análisis muy bueno sobre Holanda y creo que sociólogo catalán tiene algo de razón. Es fantástico que sigas estudiando,¡que envidia!. Estoy segura que será un éxito.

Fely García Vogh