miércoles, 22 de abril de 2009

SOBRE policías y agentes de tránsito


En Veracruz los agentes policíacos y de tránsito generan más miedo que seguridad


Por Nancy Ortiz, Educadora y Socióloga


El incidente del taxista de 37 años frente a elementos de seguridad pública, tránsito y bomberos deja en manifiesto la ineptitud e incapacidad de los primeros, la prepotencia de los segundos y la falta de equipo de los terceros.

Vivir estresados y con angustia es una condición de los tiempos hípermodernos que nos tocaron vivir, cada día la gente vive con grados mayores de neurosis y el entorno es un elemento fundamental para que el problema se agrave.

Es evidente que el taxista no estaba loco ni se quería suicidar, sufrió una crisis nerviosa que aunado a la incapacidad de los elementos de seguridad pública, a la prepotencia de los agentes de tránsito y a la falta de equipo de los bomberos el hombre terminó con el cráneo destrozado.

Quizá mucha gente crea que las autoridades no tienen culpa de de que la gente llegue a esos grados de angustia pero si la tienen al no ofrecer un futuro promisorio, la tiene al no generar las condiciones para que la gente viva bien, la tienen al implementar políticas públicas hechas para beneficiar a unos cuantos gandallas a costa del bien común, la tienen al no capacitar a los servidores públicos, la tienen al no supervisarlos y también la tienen al preferir gastar millones de pesos en campañas y mapachería política a equipar bien a un cuerpo de bomberos.

En otros países la policía está al servicio de la comunidad, incluso ayudan a viejitos a cruzar calles y con sus bolsas de mandado, eso jamás lo he visto en nuestro pobre México, porque no sólo es pobre de dinero sino de valores.

Un ejemplo del tipo de policía y agentes de tránsito que tenemos en Veracruz es: los ciudadanos cada vez que ven una patrulla les genera más miedo que seguridad, pues es del dominio publico que ellos están más para joder al pueblo que para ayudarlo, hay innumerables ejemplos de prepotencias y abusos contra la ciudadanía. Y del ejército mejor ni hablar, ellos matan a familias enteras por “equivocación”.

En Veracruz los policías y agentes de tránsito exceden los límites de velocidad, se estacionan a media calle, en lugares prohibidos o se pasan los altos, me ha tocado ver a policías federales estacionados en avenidas prohibidas para cenar tacos. Los agentes de tránsito te detienen sin que cometas infracción, los altos costos de las multas poco han servido para evitar accidentes. Tal pareciera que la dirección de tránsito sólo quiere obtener ganancias y no dar ningún servicio a la comunidad.

El taxista que se aventó de un puente por una infracción de transito puede pasar a formar parte del anecdotario que nos ha dejado el bello puerto de Veracruz o también puede ser una oportunidad para repensar las cosas y tratar de hacerlas mejor. Me gustaría quedarme con lo último.


1 comentario:

Mauricio dijo...

Hola quisiera decirte que como afirmas es terrible el manejo de las cosas en cuanto a este incidente pero he de comentarte que como dice la escritura que donde abundo el pecado sobreabundo la gracia, el hombre que es creyente y seguidor hoy de Cristo, esta ileso, yo lo visite y no tiene ni un hueso roto, se siente perfecto y solo quiere salir para servir al Señor...
Saludos!!!!