jueves, 19 de julio de 2007

ARTÍCULO sobre la Eutanasia por Sara Luz Enríquez


El Derecho a la Eutanasia

Por Sara Luz Enríquez Uscanga

Egresada de Sociología, UV

La Biopolítica se da como una respuesta al Biopoder. El valor de la Biopolítica es la libertad, del Biopoder, la vida; esos diferentes valores no necesariamente se incluyen y aceptan mutuamente; existen entonces dos posturas fundamentales en pugna al establecerse los intereses que los regulan. La Biopolítica promulga la modificación de tradiciones culturales completas, el cambio de hábitos profundamente arraigados que adquieren la fuerza de una resistencia pasiva ante la implantación de nuevos derechos humanos. Para la política moderna tradicional (Biopoder) sólo es político lo público y muy pocas veces se acerca a la esfera privada; mientras que para los militantes de la Biopolítica todo es política, fusionando con ello la esfera privada con la pública. También el campo de la política tradicional (Biopoder) tiene desarrollado el sentido de las instituciones (Familia, Estado, Educación, etc.) mientras que el punto de partida de la Biopolítica es la vida cotidiana y su principal elemento es la desnaturalización de fenómenos como el patriarcado, la equiparación de los sexos, pautas cambiantes de los papeles sexuales, la violencia intrafamiliar, los derechos de los niños, desde dentro de la familia. La política tradicional argumenta que emancipando al cuerpo de los factores biológicos se establece el signo del progreso en la modernidad; para la Biopolítica con eso no basta, es necesario emancipar al Cuerpo de la universalidad que rigidiza y estandariza sus acciones para que la libertad sea real y concreta.

La Biopolítica se niega a obedecer al Biopoder poniendo la libertad por encima de la vida misma. El derecho a decidir la muerte es defendido por la Biopolítica y atacado ferozmente por el Biopoder. La Iglesia y los conservadores desde la postura del Biopoder atacan y condenan la decisión de ejercer plenamente la libertad porque se está contra el principio de la vida, sin respetar el hecho de que cada quien es libre de hacer con su vida y su muerte lo que quiera con la presunta idea de no ser castigada o censurada moralmente por ejercer el derecho legítimo de ser dueños de sus cuerpos. El hecho de que muchas personas no aceptan la eutanasia es comprensible y están en su legítimo derecho de expresarlo y llevarlo a la práctica, a fin de cuentas están ejerciendo su libertad; así como los que pugnan a favor de la eutanasia, están en libertad de expresar que la muerte es sólo suya y que pueden hacer con ella lo que quieran.


3 comentarios:

Miguel Carmena Laredo dijo...

Terminología La Eutanacia

¿Qué es la eutanasia?

La etimología: eu thánatos: bien muerte, buena muerte, morir bien. Sin embar go, tiene un significado más específico que es procurar la muerte sin dolor a aquellos que sufren. Este significado es muy amplio y aquí entrarían desde el asesinato al niño que nace disminuido hasta la colaboración en el suicidio de alguien que sufre, desde la eliminación del anciano hasta la abstención del tratamiento para no alargar una agonía sin esperanza. Cada uno de estos casos recibiría un juicio ético distinto.

Hoy entendemos técnicamente por eutanasia el llamado “homicidio por compasión”, es decir, causar la muerte de otro por “piedad” ante su sufrimiento o atender a sus deseos de morir por la causa que fuere.

Esta definición es bastante clara, pero cuando uno escucha debates o lee nuestros periódicos ve que hay una confusión de ideas bastante grande. El problema del recto uso del término es muy importante pues a veces se consideran eutanasia cosas que no tienen nada que ver con ella o se meten bajo este nombre casos de simple suicidio. Otros hablan de “muerte dulce” o “muerte digna” para ocultar la tremenda realidad del hecho central de la eutanasia: un ser humano da muerte a otro consciente y libremente, independientemente de las razones que lo motiven a hacerlo.

Podemos enunciar, pues, esta definición: eutanasia es causar la muerte a otro con o sin su consentimiento para evitarle dolores físicos o padecimientos de otro tipo considerados insoportables. Por tanto, la eutanasia representa siempre una forma de homicidio pues implica que un hombre da muerte a otro ya sea por un acto positivo o por la omisión de la atención y cuidados debidos.


¿Qué elementos comporta esta definición?

1. La muerte es un objetivo buscado, está en la intención de quien practica la eutanasia. Por tanto, no es eutanasia la aplicación de un tratamiento necesario para aliviar el dolor aunque acorte la expectativa de vida del paciente como efecto secundario no querido (ver los casos de “doble efecto” en el libro: El Amor es más fuerte, Miguel Carmena Laredo, Ed. Diana, México, D.F. 1996, p.191), ni puede llamarse eutanasia a la muerte que es fruto de una imprudencia o accidente.

2. Puede producirse por acción (administrar sustancias tóxicas mortales) o por omisión (negar la asistencia médica debida).

3. Se busca la muerte de otro, no la propia. El suicidio, sea por acción u omisión no es propiamente una forma de eutanasia.


Los motivos también tienen un valor muy importante en la definición

1. Puede realizarse porque la pide el que quiere morir. La ayuda o cooperación al suicidio sí se considera una forma de eutanasia.

2. Puede realizarse para evitar sufrimientos que pueden ser presentes o futuros, pero previsibles, o porque se considere que la calidad de vida de la víctima no alcanzará o no mantendrá un mínimo aceptable. El elemento subjetivo de estar eliminando el dolor o las deficiencias ajenas es un factor necesario para considerar lo que es eutanasia. Si no, estaríamos ante otras formas de homicidio.


¿Cuántas clases de eutanasia hay?

Voluntaria: solicitada por el que quiere morir
Involuntaria: cuando no la solicita
Perinatal: cuando se aplica a recién nacidos deformes o deficientes
Agónica: cuando se aplica a enfermos terminales
Psíquica: cuando se aplica a afectados de lesiones cerebrales irreversibles
Social: cuando se aplica a ancianos u otro tipo de personas tenidos por socialmente improductivos o gravosos.
Auto-eutanasia: esto no es eutanasia según la definición que dimos, sino suicidio.
Activa: la muerte se produce por acción positiva
Pasiva: la muerte se produce por omisión
Directa: busca directamente la muerte
Indirecta: busca mitigar el dolor aun sabiendo que ese tratamiento puede acortar la vida del paciente. Esto tampoco es eutanasia.

Anónimo dijo...

Estimados amigos:}

Les agracederíamos corrigieran el título del artículo, ya que está mal escrita la palabra eutanasia, que se debe escribir correctamente con s.

Trujo dijo...

Mi adorada egresada de sociología de la UV. Me fascina leer sus pensamientos y le sigo los pasos con amor. Ya entendí la opinión del Biopoder y de la Biopolítica, pero me encantaría leer su opinión personal. Esa opinión que la pone en los pies de la cama de la persona que más ama con la disyuntiva de desconectarla o no, de suministrarle un veneno o no... más allá de la biomáscara.

La amo y la bioamo,

Trujo